Ante amenaza de huracán: Medio Ambiente resalta importancia de los manglares

Santo Domingo.-El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales llamó a los propietarios de embarcaciones a tomar conciencia sobre la importancia de los Manglares como  refugios ante huracanes y tormentas, en ese sentido llamó a adoptar medidas para evitar que al utilizarlos para salvaguardar sus naves se provoquen daños en estos frágiles ecosistemas.

En adición a siempre apegarse a las instrucciones que emite el Centro de Operaciones de Emergencia (COE). Entre las medidas preventivas a tomar se encuentran amarrar firmemente las embarcaciones, extraer los combustibles de los depósitos, subir los motores para que estén fuera del agua, retirar de las cubiertas los objetos y basura y llenarlos con agua hasta donde se pueda para aumentar su peso y disminuir su movilidad con los vientos.

El llamado de la institución ambiental se fundamenta en que aunque el fenómeno no impacte directamente a la República Dominicana, siempre se producen fuertes vientos y altos oleajes que provocan el desplazamiento de las embarcaciones ancladas en las cuencas hidrográficas las que, a su vez, pueden causar daños en esos ecosistemas.

Al anunciar estas recomendaciones tendentes a preservar este valioso recurso costero, Medio Ambiente pondera que los manglares son ecosistemas únicos y vulnerables y que, en virtud de su existencia, biomasa y productividad, aportan importantes beneficios al planeta y la humanidad.

“Estos prestan  bienes  y servicios a la silvicultura y la pescadería, contribuyendo a la protección del litoral y son vitales para atenuar los efectos del cambio climático y garantizar la seguridad alimentaria para las comunidades locales, pero en estos momentos de amenazas de tormentas y huracanes, son la primera barrera de defensa con la que contamos”, agrega una nota del Ministerio.

Entre las zonas donde hay bosques de mangles, figuran La Matica y arrecifes de la  playa de Boca Chica; Área Natural de Recreo Boca de Nigua, San Cristóbal y Poza de Matanzas, en la provincia Peravia.

También, en La Altagracia están los manglares de Macao, en La Romana, Bayahibe, en Hato Mayor, Sabana de la Mar, en Azua, Barahona, Montecristi, Puerto Plata, Espaillat, María Trinidad Sánchez y Samaná.

Al manglar confluyen animales y plantas de origen marino y terrestre que aprovechan su gran productividad biológica. El conjunto formado tiene gran belleza y complejidad, es exclusivo de los trópicos y está ampliamente representado en la costa Atlántica y Caribe de la República Dominicana.

Las organizaciones internacionales que velan por el cuidado y protección del Medio Ambiente, reconocen y valoran grandemente los esfuerzos que se hacen por preservar estos espacios, que se encuentran en peligro constante por los efectos de la contaminación, la industria de la construcción y otros impactos que van mermando su volumen y calidad.