Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

INICIO | MAPA DEL SITIO | CONTACTO

Ecosistemas

Los componentes abióticos del ecosistema marino son una parte líquida, el agua, y otra sólida, las costas y fondos. Las comunidades que las pueblan conforman el Sistema Pelágico y el Sistema Bentónico respectivamente. En ambas podemos encontrar ecosistemas y tipos de vida muy diversos. En cuanto a los seres marinos, se dividen en plancton, bentos y neston, en función del tipo de vida que tienen.

Los ecosistemas costeros tropicales constituyen parte integral de la zona costera y marina y sus recursos. Incluyen sistemas arrecifales, praderas de fanerógamas marinas, fondos marinos, manglares, estuarios, deltas, lagunas costeras, humedales costeros, salados, playas, dunas, acantilados, terrazas marinas y costas rocosas.

Las unidades geomorfológicas costeras y marinas definidas por los parámetros geográficos y oceanográficos, como bahías, golfos, ensenadas, estuarios, constituyen ecosistemas, también.

Manglares:

Los Manglares se refieren a un grupo de árboles que poseen adaptaciones para tolerar sal en sustratos aluviales, lo cual representa una limitación geografía donde su presencia solo se encuentra en las zonas costeras marinas.
En la República Dominicana existen alrededor de 258 Km² representados en las siguientes especies de manglares Rizophorae mangle (mangle rojo), Avicennia germinans (mangle negro), Laguncularia racemosa (mangle blanco) y Conocarpues erectus (mangle botón).
En el país el manglar es económicamente importante, pues representa una fuente de alimentos para la mayoría de los organismos estuarinos y marinos que allí viven.
Estos ecosistemas se caracterizan por la alta productividad, producción de materia orgánica, barrera contra la erosión de las costas, barrera natural contra la salinidad y las olas, ayudan a mejorar la calidad del agua, fijación de contaminantes.
Se estima que dos terceras partes de las poblaciones de peces en el mundo dependen del manglar, en uno o más de sus ciclos de vida. También son áreas de anidación y alimentación de muchas especies de aves y reptiles, siendo sus raíces el sustrato ideal para muchas especies de bivalvos utilizados comercialmente.

Praderas Marinas:

Las praderas de hierbas marinas son ecosistemas establecidos en aguas poco profundas, sirviendo de hábitat a especies de importancias ecológica (manatí antillano y tortugas) y económica (lambí y langosta) las principales especies que se reportan en las bahías, ensenadas de la República Dominicana son; Thalassia testudinum, Syringodium filiforme, Halodule wrigthii, Halophila decipiens.

Arrecifes de Coral:

Los arrecifes de coral es una de los ecosistemas más productivos donde se encuentran una gran variedad de peces, crustáceos y moluscos conformados por comunidades altamente complejas, que presentan una gran diversidad biológica. Se estima que en la isla de la Hispaniola existe alrededor de 57 especies diferentes de corales y una cobertura de 1,060 Km² equivalente al 5.3 % de la superficie arrecifal de la Región del Caribe.
Esta diversidad en la República Dominicana incluye 22 Octocorales y 26 escleractinias, asi como una variedad de algas macrofitas, especialmente calcáreas.
Las especies de corales pétreos más comunes son: Acropora palmata, Diploria clivosa, Porites porites, P. asteroidess, Millepora complanata, así como los octocorales Gorgonias ventalina, Plexaura homomalla.
En la República Dominicana contiene varios tipos de formaciones arrecifales entre los cuales se destacan Bancos oceánicos (Banco de la Plata y Banco de la Navidad) arrecifes de barreas, franja y parches.

Las Playas:

Las playas son ecosistemas costeros formados en secciones de la costa donde se acumulan sedimentos no consolidados tales como arenas, gravas y guijarros (cantos rodados) de diferente naturaleza y composición, que son movidos por las corrientes, el oleaje y el viento. El límite terrestre de una playa es el nivel más alto que alcanzan las olas y está marcado por un cambio abrupto en el nivel de un acantilado, una duna o el comienzo de la vegetación costera. El límite marino llega hasta donde el oleaje no ejerce su influencia. En una playa se distinguen tres zonas bien diferenciadas: duna, playa emergida y playa sumergida.

Son ecosistemas dinámicos que presentan períodos de deposición y sustracción natural de sedimentos por la dinámica costera de las corrientes marinas y oleaje. Cada playa presenta un perfil de playa que consiste en variación estructural en función de la anchura de la playa emergida, el ángulo de inclinación y la profundidad en la parte sumergida. Para conservar el equilibrio de este perfil no debe haber interferencias en el libre movimiento de material no consolidado (arenas) por lo que debe mantenerse sin intervenciones.

Tienen asociación con otros ecosistemas costeros como las dunas de arena, praderas de hierbas marinas, arrecifes coralinos y manglares o bosques costeros. Se debe considerar un Sistema de Playa que incluye conjunto de elementos ambientales asociados a la playa en el que cualquier cambio en la dinámica litoral en un punto, afecta al resto, con mayor o menor intensidad.

La vegetación terrestre de las playas arenosas se caracteriza por la presencia de plantas halófitas y la acuática asociada, formada por algas y hierbas marinas. La fauna asociada a las playas de arena incluye: crustáceos, moluscos, peces, anfibios, reptiles, tortugas marinas, así como una amplia diversidad de aves.
Las playas representan un recurso natural muy valioso como escenario para el desarrollo del turismo; son zonas amortiguadoras que protegen la tierra del embate de las olas y constituyen un hábitat único para la desove de especies en peligro de extinción, como tortugas marinas. Estos ecosistemas se encuentran amenazados o degradados por extracción de áridos, mal uso y manejo de sus zonas, fragmentación, contaminación, destrucción de la vegetación terrestre original e introducción de especies exóticas. En la República Dominicana se han inventariado 210 playas con una extensión total de 408.1 km. Para la República Dominicana las playas son un recurso natural muy valioso porque sirven de escenario para el desarrollo de actividades recreativas que soportan unas de las actividades turísticas del país. 90% de las playas del país son arenosas 169 de ella con vocación para la industria turística, ocupando un área total de 433.3 Km² y una extensión de más de 186.2 Km. La costa Atlántica dispone, de 82 de estas playas representando un 49%. La costa Este, el área donde confluyen el Atlántico y el Mar Caribe, dispone de 25 playas equivalentes al 15%, la costa Caribeña dispone de 60 playas equivalentes al 36% del número total.

Costa Rocosa

El litoral rocoso de acantilado comprende zonas costeras de substrato sólido, producto de alta erosión marina, que presentan paredes y plataformas con aristas. Al estar expuesto a la acción constante de las olas, vientos, mareas y del sol, ofrece un ambiente oxigenado con abundante iluminación y una buena distribución de nutrientes.

La mayoría de las costas rocosas de la República Dominicana son terrazas coralinas, están distribuidas en 41 zonas que se extienden por 770.4 Km y ocupan 46.18% de la línea costera. Pueden constituir un atractivo turístico debido a sus características geomorfológicas. La principal amenaza es la contaminación producida por desechos urbanos e industriales.

Estas formaciones poseen un gran valor por su composición básicamente de antiguas formaciones de sedimentos, arcillas marga y de arrecife de coral, normalmente con una pendiente homogénea que está expuesta a las acciones de la dinámica costera. Su flora y fauna están compuesta de manera muy compleja a los ambientes con mucha salinidad, vientos y fluctuaciones en los niveles de agua. La costa rocosa alberga una diversidad de algas e invertebrados, muchos de los cuales son de importancia para el desarrollo costero.

Accesibilidad