Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
INICIO | MAPA DE SITIO | CONTACTO
 

Boletín

Un Sancocho forestal, o cultivo diverso.

“Bosques que cambian vida”

 

Por: Smelin Reyes
Especialista en Comunicaciones del Proyecto Preparación REDD+ RD

Escondido como un gran tesoro campestre, en el Baúl, paraje los Cerezos, ubicado a 15 kilómetros del municipio de Restauración, provincia Dajabón, República Dominicana, a 13 km al Este de la frontera de la República de Haití, nos encontramos con un paraíso forestal; es la finca propiedad del señor Enelsito Ramos.

Para conocer la experiencia de Ramos como silvicultor o productor de bosques, utilizando un plan de manejo forestal sostenible, nos trasladamos hasta su finca, donde hicimos un recorrido y observamos el proceso del cultivo de bosques y la cantidad de especies que tiene en sus 125 hectáreas.

Antes de iniciar el recorrido, Enelsito Ramos nos contó que cuando él empezó a plantar, estaba muy motivado y lo único que quería era sembrar, consiguió 10 mil pinos y los sembró, luego cuando se le acabaron los pinos consiguió caoba y la sembró también, así por el estilo fue sembrando la variedad de plantas que fue consiguiendo.

Entonces Ramos nos señaló lo siguiente: “Los vecinos de los alrededores me estaban criticando, y decían: lo que tiene Enelsito es Un Sancocho en la finca” (Sancocho es una comida típica dominicana, una especie de caldo con una mezcla de carnes y de diversas viandas) refiriéndose así a la combinación de cultivos que él tenía en su finca.

El propietario de la finca continúo diciendo: “y luego me encuentro que auspiciaron un programa para diversificar la plantación, para que no haya un monocultivo, así que si viene una enfermedad o una plaga, que no acabe contó, así es que las cosas van cambiando y ahora el Sancocho es lo que quieren”-.

Otro dato interesante que hemos investigado sobre una de las mezclas de árboles nativos que tiene Enelsito Ramos en su finca, es la combinación de Swietenia mahagoni (Caoba) y Pinus occidentalis (Pino) ya que, el pino ayuda a repeler las plagas de la caoba. Además, la siembra de Calophyllum calaba L (Mara) que, aunque su madera es de alto valor, él no la sembró con la finalidad de aprovecharla, sino porque ésta ayuda a proteger la erosión del suelo y preserva las fuentes acuíferas en la zona.

Enelsito Ramos, nos contó también que primero era empleado privado, luego trabajaba para el Ministerio de Agricultura, porque él es agrónomo, también tenía una finca de café, luego todo era un potrero para ganado y después se le abrieron los ojos para meterse a sembrar árboles maderables. Actualmente vive del manejo sostenible de los bosques y le va muy bien económicamente.

En amena conversación narró que él está haciendo un raleo, un entre saque, y que de acuerdo a los cálculos se obtiene de 3 a 3.5 millones de pesos y el próximo año va a la otra finca, y después que acabe allá, le vuelve a hacer un raleo a unas caobas que tienen 18 años con unos 40 de DAP (Diámetro a la Altura del Pecho 1.3 m) y así sucesivamente. Después que termine con la caoba, como en 4 años estarán de 50 más o menos y volverá a los pinos que ya estarán de 40 DAP.

Asimismo, nos explica que el raleo no consiste en tumbar los árboles con los troncos más gruesos, sino en entresacar aquellos que se encuentran menos favorecidos para su desarrollo por la proximidad y no les permite el avance a los arboles vecinos, lo que les limitaría el crecimiento en tamaño y grosor. Sin importar el DAP, ese se corta para que los dos del lado se desarrollen y de esa manera nunca en las plantaciones se abre la cobertura de copa (no se ven los claros), porque el raleo se hace en el tiempo indicado.

También nos expresa con plena certeza: “la gente viene aquí, sale convencida de que tiene que sembrar árboles y todavía más convencidos, cuando ven esos camiones cargados de madera que salen de aquí”.  Sonriendo nos comenta: “todos por aquí dicen, Enelsito se está haciendo de dinero y yo les recuerdo que al inicio ellos no quisieron sembrar. Pero ya ellos están sembrando, o sea que cada vez hay más gente que está sembrando árboles para producir madera en esta zona”

Con una satisfacción que ilumina su rostro, el dueño de la finca nos indica que recibió colaboración de la Agencia de Cooperación Técnica Alemana (GIZ) en los últimos años, pero que de los que realmente ha tenido más apoyo, es del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales. “El 80% de las plantas que yo tengo aquí las ha aportado el Ministerio de Medio Ambiente, porque yo tenía un vivero y producía plantas también y de la mías yo sembraba, pero antes de yo ser viverista, era Medio Ambiente que me proporcionaba las plantas de todo lo que hay aquí,” resaltó Ramos.

“Yo tengo una industria, un aserradero y ustedes me preguntarán, ¿por qué tu no lo estas usando? es que ya no estoy por afanarme mucho. A la sierra se le dañó una correa y ahora lo que hago es que corto los árboles y los halo con un tractor. Esa que está allí”; -Dijo señalando una pila de varas y troncos, – “Ya la vendí. El lunes vienen a buscarla y se la llevan, pero el dinero ya lo tengo en los bolsillos. El aserradero mío tiene su permiso habilitado, pero yo no estoy usándolo. Yo voy a usarlo para aserrar cuando corte la caoba”.

Enelsito Ramos, es miembro fundador de ASODEFOREST, Asociación de Desarrollo Forestal Sostenible de Restauración, fundada el 14 de abril del 2007, en el municipio  del mismo nombre, y compuesta por más 200  productores de bosques que promueven mejorar la condición del mismo mediante prácticas de manejo sostenible, silviculturales:  el fomento de especies forestales endémicas y nativas, el compromiso ambiental, la prevención de incendios, el manejo de plagas, control de erosión y regeneración natural del bosque.

Restauración es una comunidad fronteriza, donde predomina el bosque seco subtropical, teniendo como especie principal el Pinus occidentalis. Este municipio es considerado un polo forestal, ya que esta actividad sustenta su economía y su modo de vida.

Analizando la experiencia de nuestro entrevistado, nos atrevemos a señalar que éste productor forestal, agricultor y empresario, es uno de los pioneros en la implementación del modelo de manejo forestal sostenible, actividad que se pretende fortalecer hoy día, para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, generada por la deforestación y degradación forestal, en aras de mitigar los efectos del cambio climático.

El manejo forestal sostenible es uno de los programas en que se sustenta el Programa Nacional de Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación del Bosque, que promueve el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, junto a otras instituciones vinculadas al uso y cambio de uso de la tierra, y cuyos resultados serán evaluados y compensados a través de la implementación  del mecanismo  REDD+[1] República Dominicana.

[1] REDD+:  mecanismo de mitigación del cambio climático desarrollado bajo la CMNUCC que busca reconocer y proveer incentivos positivos a los países en vías de desarrollo para proteger sus recursos forestales, mejorar su gestión y utilizarlos de manera sostenible con el fin de contribuir a la lucha global contra el cambio climático y sus efectos.

 

Accesibilidad