Villa Poppy, una realidad

Villa Poppy

Villa Poppy es un complejo habitacional que se creó para reubicar a los moradores de las comunidades del Castillo y la Siberia, que realizaban actividades agrícolas dentro del área protegida Valle Nuevo.

El proyecto encabezado por el Ministro Francisco Domínguez Brito se levantó en terrenos donados por la familia Bermúez y contó con el apoyo del Instituto Nacional de la Vivienda (INVI), empresarios Y ONG’S.

Villa Poppy es de gran regocijo para el país, pues representa una salida definitiva a un problema que afecta a todos, preservando así las aguas de nuestras montañas y respetando la dignidad humana.

Rescatando Valle Nuevo

Luego de varios encuentros con representantes de diversas organizaciones surgió una solicitud de apoyo al Consejo de Cogestión de Valle Nuevo que, a su vez, propuso un plan de intervención de donde se deriva la Resolución No. 14/2016 del 29 de septiembre de 2016.

En cumplimiento a esa disposición se tomaron varias medidas entre ellas:

  • Eliminamos la agricultura del parque.
  • Reubicamos las familias que vivían dentro del parque.
  • Entregamos nuevas tierras a estas familias.

Liberando las aguas

Vencidos los plazos establecidos en la resolución 14/2016, se inició el desmantelamiento de todas las infraestructuras agrícolas dentro de los límites del Área Protegida. Esto implicó el retiro de decenas de kilómetros de tuberías de diferentes diámetros, que servían para el abasto a los reservorios y de los sistemas de riego para los cultivos. Esto implicaba lo que se denominó “Secuestro de las aguas” y, por tanto, iba en desmedro del caudal de los cientos de cuerpos hídricos que nacen en Valle Nuevo.

Al poco tiempo del retiro de estas tuberías, varios medios de prensa y organizaciones de Constanza se hicieron eco de la notable mejoría en los ríos como el “Grande” o “Del Medio” mismos que hoy lucen mucho más caudalosos y saneados.

Revirtiendo el daño

El Ministro Domínguez Brito asumió, junto a funcionarios, técnicos y asesores de Medio Ambiente, los procesos operativos que resultaron del plan de rescate; visitó varias veces las comunidades y enclaves agrícolas, se reunió con los ocupantes y poblaciones afectadas y manifestó, una y otra vez, la firme voluntad de que la recuperación de la “Madre de las Aguas” era irreversible y que cualquier tipo de acuerdo debía darse sobre la base de abandonar la explotación del Área Protegida y terminar el secuestro de sus aguas.

Un contingente mixto del Ministerio de Defensa, La Dirección General de Migración y el Servicio Nacional de Protección Ambiental (SENPA) jugó un rol de primer orden en hacer cumplir los mandatos de la Resolución No. 14/2016, con firmeza, pero con absoluto respeto a la dignidad humana.

¿Por qué Valle Nuevo?

El parque nacional Valle Nuevo es una de las áreas protegidas más importantes para la producción de agua y regulación del clima de toda la isla y, al menos, 7 de cada 10 dominicanos se benefician, de una forma u otra, del agua que se produce allí. Más del 50% del líquido que se utiliza en la agricultura, la industria, el turismo, el comercio y en los servicios en general, provienen de estas fuentes acuíferas.

Entre los principales ríos que nacen en Valle Nuevo se encuentras: Nizao, Yuna, Blanco, Ocoa, Las Cuevas, Río Grande, Tireo y el Constanza. Este prodigioso ecosistema también conocido como “La Madre de las Aguas”, fue declarado reserva científica desde 1983. En 1996 recibió la categoría de Parque Nacional lo cual fue ratificado en la Ley Sectorial de Áreas Protegidas, No. 202-04.

Su importancia es vital, no sólo para la seguridad alimentaria, sino también para la regulación del clima y, tanto su ubicación privilegiada como sus alturas, son estratégicas para las telecomunicaciones de todo el país.