Bosques que cambian vida Cacao orgánico dominicano, el verdadero alimento de los dioses

Cuando disfrutamos un chocolate ya sea en barra o en bebida caliente, elevamos nuestro paladar a la sensación más sublime, permitiéndonos confirmar la expresión “el chocolate es alimento de los dioses”.

República Dominicana, es líder mundial en la producción de cacao orgánico, con un 60% del volumen de exportación mundial, y se destaca dentro del selecto grupo de 15 países del mundo reconocidos como productores de cacao gourmet. En la última década las exportaciones de cacao dominicano han crecido en un 322% y apunta a que esa tendencia se mantendrá.

Los sistemas agroforestales con cacao bajo sombra, forman parte del Programa de Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de los Bosques (REDD+) que implementa el Ministerio de Medio ambiente y Recursos Naturales. Por su capacidad de reducir las emisiones de gases de efecto de invernadero y la mitigación al cambio climático, la producción de cacao orgánico bajo sombra forma parte de un grupo de iniciativas que apoya el Programa REDD+.

Para conocer de cerca la experiencia de la producción de cacao orgánico, nos trasladamos a la finca del señor, Rosalío Payano, agricultor modelo de la comunidad Los Botados del municipio Yamasá, provincia Monte Plata. En esa comunidad el cultivo de cacao es la principal actividad productiva de los lugareños.

Durante el recorrido, el señor Payano nos dio enseñanzas sobre el cacao, indicando que la misma es una planta que requiere sombra, por lo que se utilizan diferentes especies arbóreas para este propósito. De esta manera lo protegen de las plagas, fijan el nitrógeno en el suelo y obtienen otros productos alimenticios para el consumo familiar.

Su finca mide unas 7.12 hectáreas y cuenta con certificación que la acredita como producción orgánica. También nos relató que recibió los terrenos como herencia de su padre, con quien aprendió el oficio desde pequeño, dando continuidad a una tradición familiar. Asimismo, nos dijo que un hijo suyo le ayuda con el manejo de la finca, pues actualmente estudia agronomía en una universidad del país. Él es quien lo ha motivado a iniciar la renovación de la plantación.  El joven, además de ayudar

a su padre en el cultivo del cacao trabaja en el Bloque número 2 de cacaoteros de los Botados, del cual es miembro. Rosalío resaltó con entusiasmo que ha comprado dos parcelas más para ampliar su producción.

El referido Bloque cuenta con más de tres mil productores de cacao en Yamasá, los cuales están organizados en asociaciones. El cacao que cultivan es vendido en los mercados de Europa y Estados Unidos, a través de la Confederación Nacional de Cacaocultores Dominicanos (CONACADO).

Dentro de las principales asociaciones y empresas dedicadas a la producción y comercialización del cacao orgánico en el país, figuran: CONACADO, con un 49.8% de la producción.

La calidad del cacao que se produce en el país es de las mejores a nivel internacional, destacándose que el 40% del cacao de producción nacional puede ser vendido como “fino”, de acuerdo al comité especializado de la Organización Internacional del Cacao, con potencial de llegar a 70%.

Las empresas con acceso a los mercados de exportación más importantes emplean certificadores reconocidos a nivel internacional, como BCS ÖKO-Garantie (Alemania), Demeter (Alemania), IMO-Control (Alemania-Suiza), Bio Suisse (Suiza), Japanese Agricultural Standard-JAS (Japón) y National Organic Program- NOP (Estados Unidos de América).

El Proyecto de Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de los Bosques (REDD+) promueve las buenas prácticas de producción de cacao orgánico bajo sombra, y motiva a los demás productores que como Rosalío Payano continúen utilizando de manera sostenible sus suelos, para cuidar el medio ambiente y continuar la conquista del mercado internacional del cacao orgánico.

previous arrow
next arrow
Slider
Twitter
Facebook
YouTube
Instagram