Chavón

Características Biofísicas Cuenca Río Chavón

Localización

La cuenca del río Chavón tiene una superficie total de 810.90 km². Geográficamente se ubica entre las coordenadas 18°53’42.985″ y 18°22’44.233″ latitud norte y los 68°58’47.807″ y 68°45’11.336″ longitud oeste. Este río tiene su nacimiento por la Loma del Medio perteneciente al municipio de El Seibo, provincia El Seibo con aproximadamente 73.53 km. de longitud.

División Política–Administrativa

Respecto a la división política–administrativa abarca áreas de los municipios El Seibo, Guaymate e Higüey, pertenecientes a las provincias El Seibo, San Pedro de Macorís y La Altagracia respectivamente. Entre las cuencas colindantes hacia la parte norte tiene la cuenca del río Capitán, al sur la costa del Mar Caribe, al este las cuencas de los ríos Maimón y Yuma y al oeste las cuencas del Soco, Cumayasa y Dulce.

Hidrografía

El río Chavón, nace hacia la parte este del municipio El Seibo, cerca de la sección municipal La Piedra. Esta cuenca tiene como principales tributaríos los ríos La Piedra, Quisibaní, Sanate y mana.

Zonas de Vida

De acuerdo al mapa de Zonas de Vida (OEA, 1967), en la cuenca hay tres zonas ecológicas, de las cuales el bosque húmedo Subtropical ocupa el 91.18% de la cuenca. Esta zona cubre los valles cuyos ríos desembocan en el Océano Atlántico. Estas áreas se extienden, desde el nivel del mar hasta los 500 metros, por el norte de las vertientes de la Cordillera Septentrional.

Esta zona de vida continúa por la vertiente sur de esta cordillera, cubriendo gran parte del Valle Oriental del Cibao y los valles que se unen con la parte baja de la cuenca del río Yuna. En la península de Samaná, cubre principalmente los terrenos desde la costa hasta los 400 m. En esta zona de vida las condiciones ecológicas son el resultado de un sistema climático complicado, influido principalmente por la presencia de los anticiclones subtropicales y la dirección de los vientos alisios, que en la mayor parte del año son dominantes.

El período en que las lluvias son más frecuentes corresponde a los meses de abril a diciembre, variando en intensidad según la situación orográfica que ocupan las áreas de esta zona de vida. Las precipitaciones generalmente empiezan después que el anticiclón continental deja de tener influencia, dando origen a condiciones de inestabilidad atmosférica sobre la isla. Por otra parte, a partir de abril los vientos alisios que soplan del Este vienen cargados de humedad, que al pasar por la isla da origen a lluvias, tanto convectivas como orográficas.

La temperatura de esta zona de vida es variable, según la ubicación de las áreas. En los lugares cercanos a la costa y abiertos la biotemperatura media anual es de 23° a 24°C; en los lugares de mayor elevación o próximos a las vertientes de las cordilleras la biotemperatura media anual es de 21° o menos.

La evapotranspiración potencial puede estimarse en promedio como 20% menor que la precipitación media total anual.

Luego tenemos el bosque muy húmedo subtropical con 7.37%, en el este ésta formación ocupa las vertientes de mayor elevación de la Sierra de Yamasá y la Cordillera Oriental. En el extremo este de la Cordillera Oriental se extiende sobre terrenos ligeramente accidentados hasta el nivel del mar.

Las condiciones climáticas correspondientes a esta zona de vida son variables por las influencias de los anticiclones y los vientos alisios que atraviesan el país. El régimen pluviométrico que tiene esta zona de vida es parecido al del bosque húmedo Subtropical, a excepción de las lluvias orográficas más intensas. Estas lluvias, por ser de mayor duración, influyen principalmente en la composición de la flora y en la fisionomía de la vegetación. El patrón de lluvia para esta formación varía desde 2,200 mm hasta los 4,400 mm en promedio.

La temperatura de esta zona de vida varía según la ubicación de las áreas. Las que están cerca de la costa tienen como biotemperatura media anual 24°C. Sin embargo, las zonas que están en las vertientes de las cordilleras tienen biotemperaturas medias que disminuyen hasta los 18°C.

La evapotranspiración potencial puede estimarse, en promedio, en 60% menor a la precipitación media total anual. En esta zona de vida las 3/5 partes del agua de lluvia se pierde por escurrimiento, dando origen a que los ríos lleven agua durante todo el año.

Y por último tenemos en la parte sur de la cuenca una pequeña área de bosque húmedo de transición a seco subtropical (1.44%). La separación de esta zona de transición del bosque húmedo mismo está basada principalmente en sus condiciones climáticas y en su ubicación orográfica. En los lugares en que esta zona de vida se junta con el bosque seco, las precipitaciones anuales se presentan en el transcurso de 108 días. En las zonas de transición, cuando están localizadas en áreas de mayor elevación, la biotemperatura durante cierta época del año llega a ser hasta 2°C más baja. Este fenómeno atmosférico ayuda a mantener la humedad por más tiempo, aunque reciba la misma cantidad de lluvia que corresponde al bosque seco.

Para la identificación de esta zona de transición, la palma cana (Sabal causiarum = Sabal umbraculifera) es una especie indicadora que ayuda a diferenciarla del bosque húmedo.

Geomorfología y Geología

La mayor parte de la cuenca está dentro de la región geomorfológica valle Llanura Costera del Caribe (48.19%), conformada mayormente por caliza arrecifal, arena, conglomerado (tipo Santo Domingo, La Romana), por depósitos cuaternaríos indiferenciados y por rocas magmáticas volcano-sedimentarias. Al centro de la cuenca tenemos la región geomorfológica de Pie de Monte de la Cordillera Oriental (31.31%), formada mayormente por rocas magmáticas y volcano-sedimentarias y algunas áreas de caliza-marga y por caliza senoniano superíor. El 20.50% restante pertenece a la región geomorfológica cordillera oriental formada por rocas magmáticas y volcano-sedimentarias, ubicada hacia la parte norte de la cuenca.

Suelos

En el territorio de la cuenca hay once asociaciones de suelos, siendo las más relevantes la Asociación La Larga-Hato Mayor, Maguaca y Terreno Escabroso de Montaña, con el 71.41% del total de su área, luego le siguen las Asociaciones Santa Clara, Matanza-Jalonga, Jalonga-Hicotea y Jalonga-Guerrero-Morano con 20.44%. El por ciento restantes pertenece a las asociaciones Higüey, La Larga Limón, Suelos Aluviales Recientes y Euzkalduna-Jalonga-Consuelo.

El potencial de los suelos de la cuenca, Según las clases agrologicas (OEA, 1967), dice que el 5.08% son clase II, suelos cultivables, aptos para riego, topografía llana, ondulada o suavemente alomada, con factores limitantes no severos con productividad alta con buen manejo. El 11.17% son clase III y IV, cultivables, aptos para riego con factores limitantes no severos y con productividad de alta a mediana con buenas prácticas de manejo los primeros, y no aptos para riego, salvo cultivos muy rentables los segundos. Luego tenemos que el 41.97% son suelos clases V, aptos para pasto y cultivo de arroz con limitantes de drenaje. Y por último están los suelos de clase VI y VII que representan el 41.78% del total de la cuenca, incluyen terrenos de montañas, con topografía accidentada con vocación forestal y para parques nacionales y zonas de vida silvestre.

Áreas Protegidas

En la cuenca existe solo un área protegida, con categoría de Monumento Natural, denominada Loma la Altagracia o Loma La Enea, ocupando 0.63 km² del área total de la cuenca.

Cobertura y Uso de la Tierra

La cobertura y usos del suelo de la cuenca según el Ministerio de Medio Ambiente 2012, está dominada en un 76.61% por pasto y caña. Luego le siguen bosque latifoliado húmedo, agricultura y pasto, agroforestería y cacao con 152.13 kms², que representan el 18.76%, y por último están matorral latifoliado, cítricos, frutales, bosque latifoliado semi-húmedo y zonas urbanas con 4.63%.

Conflictos de Usos de la Tierra

De acuerdo al tipo de uso actual en la cuenca el 42.14% está bajo conflictos de usos (Ministerio de Medio Ambiente 2012). Determinándose que el 21.08% de las tierras están siendo sobre-utilizadas, esto incluye tierras netamente de vocación forestal y están bajo cultivos agrícolas y el 21.06% restantes están siendo sub-utilizadas, esto se traduce a que un 57.86% de las tierras son usadas según su potencial.

Mapas Descargables

Chavón – Áreas Protegidas
Chavón – Asociaciones de Suelos
Chavón – Capacidad Productiva
Chavón – Conflicto de Uso 2012
Chavón – Geología
Chavón – Rangos de Pendiente
Chavón – URP
Chavón – Uso y Cobertura 2012
Chavón – Zonas de Vida

previous arrow
next arrow
Slider
Accesibilidad
Twitter
Facebook
YouTube
Instagram