febrero 22, 2022

Discurso del Ministro Firma Acuerdo IFC – Ministerio de Medio Ambiente y SIMV

Señores:

– Gabriel Castro, Superintendente del Mercado de Valores;
– Maximiliano Puig, Vicepresidente Ejecutivo del Consejo Nacional para el Cambio Climático y Mecanismo de Desarrollo Limpio;
– Carolina Cárdenas, Representante Residente para la República Dominicana y Haití de la International Finance Corporation (IFC);
– Milagros De Camps, Viceministra de Cooperación Internacional del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales;
– Clara Fernández Martin, Consejera Económica y Comercial de la Embajada de España;
– Olga Nivar, Directora de Oferta Pública de la Superintendencia de Mercado de Valores.

Sostenibilidad; definida históricamente como la capacidad de asegurar las necesidades del presente sin comprometer las de generaciones futuras.

Para llegar a ser sostenibles debemos imaginar un modelo alternativo de producción, de consumo, de relación con nuestro entorno. Y posteriormente, dar pasos concretos para minimizar nuestro impacto ambiental, desde lo individual, pero sobretodo como sociedad.

Hoy en día, hablar de sostenibilidad es hablar de cambio climático: el mayor reto que como humanidad se nos presenta, porque representa una amenaza para las economías, los medios de subsistencia, la biodiversidad y la existencia misma de islas como la nuestra.

El país figura en la lista de los países más vulnerables al cambio climático, ocupando uno de los primeros quince lugares, mientras Haití ha permanecido en los primeros tres lugares durante las últimas dos décadas.

Para pequeños estados insulares como el nuestro, el incremento de la frecuencia y la intensidad de las precipitaciones fuertes, en conjunción con el aumento del nivel del mar, han significado importantes pérdidas económicas, humanas, de viviendas y cultivos. Al tiempo que nuestra economía depende de sectores altamente susceptibles al cambio climático, como son el turismo y agricultura.

Los desastres repercuten no solo en el sector turismo y agropecuario, sino también en la cantidad y calidad del agua, con la salinización de las reservas acuíferas por la subida del mar; los ecosistemas costeros-marinos, cuyos arrecifes de coral se encuentran en condición crítica debido al aumento de la temperatura del mar; para el sector forestal y el sector salud, entre otros.

En el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, tomamos estos impactos de forma muy seria y creemos que la ciencia es la base para la formulación de políticas públicas ambientales.

La visión a largo plazo que guía nuestro trabajo es clara: “queremos una República Dominicana resiliente al clima, que crece en armonía con el medio ambiente y gestiona efectivamente los riesgos del cambio climático”. Esta visión es coherente con la Estrategia Nacional de Desarrollo, el Plan Nacional de Adaptación, nuestra Contribución Nacionalmente Determinada, y otros instrumentos de planificación de mediano y largo plazo, que indican el camino a seguir en materia de sostenibilidad y cambio climático… y para eso estamos trabajando.

El gobierno se ha comprometido a embarcarse en una revisión ambiciosa de sus procesos nacionales de planificación, presupuesto y administración de la inversión pública para redirigir los recursos financieros hacia hacia un crecimiento económico para un desarrollo sostenible.

Este proceso será guiado por el desarrollo de una Estrategia Nacional de Financiamiento Climático que ayudará al país a planificar y priorizar el acceso y uso de financiamiento climático nacional e internacional.

El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales viene realizando esfuerzos para que dicha estrategia sea integral, en base a un diagnóstico de las barreras macroeconómicas, fiscales, regulatorias de políticas y de capacidad que obstaculizan el flujo de financiamiento climático en y hacia el país.

Estamos trabajando en fortalecer las capacidades institucionales para fomentar mecanismos financieros innovadores como parte de una estrategia nacional holística que contemple bonos verdes, canjes de deuda por naturaleza y vehículos corporativos/fideicomisos de financiación nacional.

Sin embargo, la falta de una clasificación estandarizada de finanzas verdes alineada con los objetivos ambientales de República Dominicana constituye una barrera importante para desbloquear la inversión para una economía más verde y resiliente.

La taxonomía verde es la respuesta, y constituye la piedra angular para la ejecución de estrategia. ¡Y que oportuno que concreticemos este acuerdo en la misma semana que iniciamos el diálogo para un Pacto Verde nacional!

Es por estas razones que esta taxonomía marcará el punto de partida en la financiación del crecimiento hacia una República Dominicana resiliente al clima, estableciendo definiciones claras de actividades o inversiones que incorporen objetivos ambientales nacionales, con el fin de determinar qué inversiones pueden etiquetarse como “sostenibles” o “verdes”.

Desde el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, aplaudimos la iniciativa y el compromiso de la Superintendencia de Mercado de Valores y el apoyo del IFC para la consecución de nuestros objetivos comunes nacionales.

¡Manos a la obra!

Add Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.