diciembre 27, 2021

Discurso del ministro Orlando Jorge Mera Presentación Balance de Gestión

Print Friendly, PDF & Email

Distinguidos miembros de la prensa que nos acompañan, a quienes agradezco la gentileza de su asistencia.

Distinguidos viceministros y colaboradores,

Señoras y señores:

El propósito de este encuentro es comentar junto a ustedes el año histórico que hemos vivido en el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, pero también para trazar, con mucha responsabilidad y conciencia, los retos pendientes y las metas que nos hemos planteado para el 2022.

Han pasado 16 meses desde que el presidente Luis Abinader nos honró con la misión de ser administradores temporales de aplicar la Ley, hemos logrado relanzar el Ministerio y reducir el profundo déficit ambiental que República Dominicana está padeciendo. Oportuno es señalar que el 2021 ha sido un año que termina positivo y con esperanzas para los dominicanos quienes hemos demostrado nuestra capacidad de resiliencia para combatir el Covid-19, gracias a los notables esfuerzos y acciones hechas por el gobierno nacional, y por supuesto también, en la reactivación de la economía nacional.

Antes de entrar en detalles, quiero precisar lo siguiente: Este año hemos enviado un mensaje claro y preciso: En materia medioambiental, no hay impunidad. No existe favoritismo. No represento intereses. Ante el presidente Abinader, juré cumplir con la ley. Es lo que hemos hecho, y seguiremos haciendo en 2022.

Me concentraré en seis temas cruciales: 1.- Cambio Climático, principal amenaza que tenemos como isla; 2.- Agua, recurso fundamental para nuestra existencia, conectado con nuestras áreas protegidas; 3.- Los planes de restauración ecológica y reforestación en el país; 4.- Reactivación de la economía mediante la gestión de los permisos medioambientales; 5.- Educación medioambiental, prioridad en esta gestión; y no menos importante, 6.- Marcar el antes y el después en la gestión integral de residuos sólidos.

Lucha contra Cambio Climático

República Dominicana, como pequeño estado insular, se encuentra en la primera línea de impacto por los efectos del cambio climático. Somos una nación que emite, comparativamente, menos CO2 que muchos otros países, pero somos de los que más sufrimos y sufriremos sus consecuencias. Los incendios forestales, la desertificación, la erosión de las costas y el sargazo que invade las playas son evidencia clara del impacto del cambio climático en el país.

Por lo anterior, en un paso lleno de convicción, hemos asumido el liderazgo regional para impulsar una agenda inclusiva e integral en los foros internacionales. Por ejemplo, en la Semana del Clima nuestro país fue anfitrión, donde se anunció un acuerdo con el Banco Mundial de un convenio de pago por Reducciones de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero, por un monto de US$ 25 millones.

Por lo demás, hemos sido parte de 18 actividades internacionales, como el Foro de Ministros de América Latina y el Caribe; y el Diálogo Medioambiental Iberoamericano de la Secretaría General Iberoamericana, y participamos en la XXVI Conferencia de las Partes de la Convención de las Naciones Unidas para el Cambio Climático, celebrada en Glasgow, Escocia, donde representamos al presidente Luis Abinader, llevando posiciones en común de cara a afrontar el mayor riesgo que tiene el país después del Covid- 19.

La urgencia de una era económica post-pandemia, atada a una agenda verde, es imprescindible para garantizar la vida más allá de las actuales generaciones.
Consumir los recursos naturales y arrasar con los ecosistemas en nombre del crecimiento ya no es una opción.

De ahí la importancia de establecer como pilar de toda acción el rayado de cancha que es el Objetivo 13 de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas: Acción por el Clima, un llamado a canalizar fondos económicos.

En abril pasado, en una visita oficial que hicimos a Washington, D.C., en el marco de la Cumbre de Iberoamérica por el Día de la Tierra de la COP26, reafirmamos el compromiso de la República Dominicana de propiciar transformaciones sistémicas a fin de que la economía del país se dirija hacia la neutralidad de carbono, acorde con los objetivos del Acuerdo de París.

Concretamente, hemos asumido, a través de la actualización de la “Contribución Nacionalmente Determinada 2020”, reducir un 27% las emisiones de gases de efecto invernadero al 2030. Al mismo tiempo, manifestamos nuestro enfoque en transformar el modelo económico tradicional por medio de la diversificación de la matriz energética para introducir 1 GW de energía renovable no-convencional; así como invertir en la movilidad sostenible en áreas urbanas y en la economía circular. Por igual, dimos un paso enorme de avance con la promulgación de la Ley de Residuos Sólidos en octubre de 2020 y el lanzamiento de un plan integral para la gestión de residuos a nivel nacional.

Desde el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, hemos trabajado arduamente en jornadas de restauración ecológica y reforestación. Hoy, tenemos el 43% de cobertura forestal en el país, gracias a que hemos unificado la política oficial entre todas las entidades oficiales, y hemos diversificado las jornadas de plantación de mangles en las costas, reforestación de árboles de protección en la frontera y restauración ecológica en las principales cuencas hidrográficas del país, junto a las comunidades.

Fuimos a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021 – COP26-, para captar recursos económicos que financien la adaptación de la resiliencia de nuestros modelos económicos, para, por un lado, funcionar en armonía con el medio ambiente y los recursos naturales, y por el otro, adaptarse a los efectos ya presentes del cambio climático.

Por eso nuestra persistencia en captar fondos a nivel global, por medio del Fondo Verde del Clima o el Fondo Mundial para el Medio Ambiente, de manera que podamos aglutinar los recursos para la inversión que el país necesita si queremos adaptarnos al cambio climático, estimado en 8,500 millones de dólares.

Por supuesto, surge la pregunta natural: ¿cómo lo lograremos? Como país insular nuestra posición es que a los pequeños estados insulares en desarrollo no se les puede exigir que paguen por los desastres del cambio climático por sí solos. Es la comunidad internacional que debe invertir en el futuro de los estados insulares como República Dominicana, tal como ha sido desde el principio el compromiso de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que establece responsabilidades comunes pero diferenciadas.

En el liderazgo de la lucha contra el cambio climático, incorporado como área sustantiva por el impacto que suponen sus efectos para el país por su condición de isla, nos hemos comprometido con:

La actualización de la “Contribución Nacionalmente Determinada 2020”, que ampla la ambición de un 25% a un 27% en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero al 2030.

Contribuir a los esfuerzos globales por mantener la temperatura en 1,5 grados Celsius. Y trabajar para reducir las emisiones de metano en al menos 30% al 2030, tomando como nivel base el 2020.

Y hemos logrado…

Participar de manera activa y con liderazgo en la Vigesimosexta Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26), donde firmamos el Pacto de Glasgow que busca acelerar la acción climática mundial.

Suscribir, durante la COP26, la declaración “Acción sobre los bosques y el uso de la tierra”, respaldada por más de 100 líderes mundiales.

Fungir como voceros de la Alianza de Pequeños Estados Insluares en Desarrollo (Aosis), poniendo énfasis en el apoyo que necesitan los países insulares para hacerle frente al cambio climático.

Generar, junto al Centro y Red de Tecnología del Clima (CTCN), el Primer Diagnóstico del país sobre Economía Circular.

Adherirnos, con la finalidad de reducir emisiones en el transporte, al Readiness Regional sobre Electromovilidad.

Firmar el acuerdo de Pago por Reducción de Emisiones provenientes de la Deforestación y Degradación de los Bosques (ERPA), mediante el cual el país recibirá un pago por resultados provenientes de la reducción de 5 millones de CO2e en un periodo de 5 años.

Llevar a cabo 22 capacitaciones e impactar a un total de 529 personas en el Programa de Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de los Bosques.

Y, ejecutar, junto a la Unión Europea, el proyecto “El Seibo Resiliente”, con el que avanzamos en rehabilitar 1,700 hectáreas de ecosistemas costeros y terrestres.

En esa misma línea, trabajamos para impulsar la aprobación de 19 proyectos regionales y nacionales con diversas fuentes de la cooperación internacional, equivalentes a más de 1,250 millones de dólares.

Les quiero hablar del recurso agua.

Considerando que sin agua no hay vida posible, este recurso es transversal a la gestión del Estado.

En virtud de ello, llevamos a cabo el Plan de Manejo Integral de Cuencas Hidrográficas Prioritarias, con el objetivo de hacer restauraciones ecológicas estratégicas, recuperar y mantener la cobertura boscosa en zonas fundamentales para la producción hídrica y garantizar el recurso agua.

Hemos priorizado 15 cuencas, basándonos en criterios socioeconómicos y ambientales. Estas son: Yaque del Norte; Yaque del Sur; Yuna; Nizao; Camú; Ozama-Isabela; Las Cuevas; Artibonito; Higuamo; Maguaca; Chacuey; Macasías; Guayubín, Nizaito y Nigua.

Entre estas, seis cuencas fueron seleccionadas como las más críticas: Artibonito, Nizao, Haina, Ozama, Yaque del Norte y Yaque del Sur, ya que ahí están los ríos que suplen del preciado líquido a una gran parte de la población, en el caso de Artibonito, principal fuente de agua para la República de Haití. En estas seis cuencas, gracias a una inversión de 26 millones 744 mil pesos, se restauraron 112 mil tareas, generando con ello 2,141 empleos verdes en este año 2021. La meta es en 2022, generar 8,900 empleos verdes en las distintas comunidades aledañas a las cuencas hidrográficas.

De agosto 2020 a la fecha hemos plantado diez millones de árboles de protección, lo que nos confiere una cobertura forestal con una extensión del territorio nacional de 43% , conforme a los datos del Inventario Nacional Forestal publicado en 2021.

Quiero destacar el extraordinario trabajo de los casi 300 bomberos forestales de la institución, que protegen nuestros bosques de los incendios forestales. En 2021, se registraron 254 incendios forestales, que afectaron 48,770 tareas. Del total del área afectada, menos del 10% fue pérdida de cobertura forestal.

Aprovecho para anunciar, que por primera vez en 10 años, los bomberos forestales han recibido apoyo en equipos y uniformes, y lo más importante, hemos iniciado un acuerdo de cooperación técnica con el Cuerpo de Bomberos Militares de Brasilia, Brasil. Ya una delegación de los bomberos militares estuvo en el país en el mes de noviembre pasado, y ahora nos preparamos para enviar una delegación de los bomberos forestales del Ministerio a entrenamientos a Brasilia.

Además, trabajamos ampliamente en la organización del Banco de Semillas Forestales Endémicas y Nativas, único en su especie en El Caribe. En este período se procesaron 63,252 libras de frutos, las cuales produjeron 9,397 libras de semillas de diferentes especies forestales. Incluso, gracias a la Embajada dominicana en Brasil, y con apoyo del presidente Abinader, ya se ha iniciado un acuerdo de cooperación técnica con la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (EMBRAPA), que incluye un acuerdo de cooperación a nivel forestal, y que implica también acuerdo para remozar el Banco de Semillas.

Un país insular no puede vivir de espalda al Mar, debe vivir de frente y
velar por sus recursos costeros y marinos.

Considerando nuestra condición de isla, este ha sido y seguirá siendo uno de los ejes estratégicos del ministerio, con distintos objetivos ya encaminados, tales como:

La recuperación de playas, donde ya hemos recuperado 10.2 KM de costa del país que estuvieron ocupadas por negocios ilegales, como los que estaban en Arena Gorda, Playa Cabeza de Toro y Playa El Valle, Samaná.

Hemos restaurado 26.08 km de áreas costeras, lo que significa más del doble de lo restaurado en el año 2020 en el cual se restauró 11.14 km.

Se elaboró la línea base para el establecimiento de indicadores de gestión y línea base de calidad de playas para el establecimiento de la política integral de manejo de costa.

Hemos intervenido la costa sur oeste con plantaciones de mangles, más de 32,170 plantas de distintas especies de mangles en varios puntos costeros. De igual forma se han registrado 120 jornadas de saneamiento ambiental en las playas del país.

En 2021, regresamos a su hábitat natural a Juanita, Pepe, y Lupita, los manatíes antillanos. Con esta experiencia damos continuidad a estudios científicos y ha permitido realizar un impacto en educación y divulgación ambiental sobre la protección de nuestras especies en peligro.

Permítanme hablarles sobre la necesaria regularización de la explotación minera no metálica.

Hemos iniciado el proceso de regularización de 130 entidades de minería no metálica a nivel nacional. Por otro lado, nuestros resultados arrojan que las autorizaciones de adecuaciones y canalizaciones de cauces de ríos emitidas en el 2021 ascienden a 51 autorizaciones.

A la llegada al ministerio, observamos que desde el 25 de septiembre, día en que se inició la Línea Verde, y hasta agosto de 2020, se recibieron unas 235 denuncias.

Ahora, al abrir los canales de comunicación con la población, y promoviendo su uso masivo, esos números aumentaron significativamente. En el periodo enero-diciembre de este año, recibimos 1,397 denuncias, un promedio de 116 denunciar por mes, triplicando la atención a usuarios con respecto al período anterior.

Por lo demás, con el apoyo del Servicio Nacional de Protección Ambiental (SENPA) y la Procuraduría Especializada para la Defensa del Medio Ambiente, hemos sometido a la justicia y sancionado administrativamente a un total de 2,000 personas, que representan más de RD$ 124 millones de pesos en multas. En comparación con el año 2020, esto significa un aumento de RD$119 millones de pesos.

En cuanto a Las áreas protegidas…

Las áreas protegidas son 128, y representan el 25.12% del territorio terrestre para un total de 12,156.69 kiléometros cuadrados. En cuanto a áreas protegidas marinas, tenemos 45,634 kilómetros cuadrados, de los 138,000 kilómetros cuadrados que nos corresponden como territorio marítimo, para 11.23 % del territorio marino nacional. Ambas son de vital importancia para nuestros ecosistemas y especies.

Digno de resaltar el Plan Nacional Plurianual del Sector Público, en lo referente a nuestra institución, que estipula mantener la integridad de los espacios protegidos mediante el aumento de la representatividad biológica en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas, conservación de los hábitats, resguardo de la biodiversidad, entre otros indicadores.

¿Cómo procedimos teniendo en cuenta ese mandato? De la siguiente manera:

En el 2021 nos enfocamos en la recuperación de tres Parques Nacionales: Sierra de Bahoruco, Los Haitises y Valle Nuevo.

A través de las Resoluciones 16-21 y 34-21, se puso en marcha el Plan de Rescate del Parque Nacional Valle Nuevo, “La Madre de las Aguas”. Por primera vez en la historia, el Ministerio de Medio Ambiente tiene control total del Parque Nacional, incluyendo del lado sur. Hay cese total de cultivos de ciclo corto, y estamos trabajando, junto a Supérate, con los campesinos en condiciones de vulnerabilidad.

De igual manera, estamos solucionando con los agricultores que quedaron pendientes de ubicar en 2016 en el primer rescate del Parque Nacional Valle Nuevo.

Rescatamos el Monumento Natural Lagunas Cabarete y Goleta, que incluyó el desalojo de 226 viviendas improvisadas.

Hemos iniciado el rescate de las Cuevas del Pomier, y estamos trabajando en la declaratoria de Patrimonio de la Humanidad.

Dotamos de herramientas, equipos y seguro de vida a 1,050 guardaparques y guarda bosques mejorando la dignidad y el bienestar del colaborador.

Transformamos El Morro de Monte Cristi con un sendero eco-amigable e inclusivo.

Mediante el decreto 659-21 del presidente Luis Abinader, se creó el Parque Nacional Loma Los Siete Picos, en el que somos los responsables de ejecutar su aplicación, a fin de llevar a cabo el manejo, gestión y administración del mismo.

Gracias a la reapertura y protocolos de bioseguridad implementados por el Ministerio de Medio Ambiente Durante en las áreas protegidas, en el año 2021 estas recibieron una cantidad de 1,074,476 visitantes.

Para el próximo año estaremos inaugurando las nuevas infraestructuras de protección y vigilancia y para los visitantes nacionales y extranjeros de los Parques Sierra de Bahoruco, Jaragua y Los Haitises, entre otras áreas.

Contribución a la Reactivación de la Economía

De enero a diciembre de 2021, el Ministerio de Medio Ambiente ha autorizado 608 proyectos, que representan una inversión de RD$90,162,378,731.12. Esto, sumado a los proyectos aprobados desde 16 de agosto de 2020, totalizan RD$136,001,456,425.79. La mayoría son infraestructuras, en los campos de energía renovables, turismo, agroindustria, zonas francas, agroforestales, e industrias, y también obras de desarrollo urbano, como viviendas.

En Ventanilla Única hemos atendido 26,055 usuarios y recibido 3,122 proyectos, de los cuales se han entregado autorizaciones a 2,234, es decir que se han completado el 72% de las solicitudes. Esto se traduce en un promedio de 43 certificaciones entregadas cada semana.

Este año, desde nuestras direcciones provinciales, hemos otorgado un total de 6,595 Certificados de Registro de Impacto Mínimo, categoría D, los cuales reflejan un monto de RD$ 62 millones. Por primera vez, el Ministerio ofrece públicamente este dato.

Si bien el Ministerio no es una institución recaudadora, estas gestiones permitieron que ingresaran al Estado RD$ 788 millones.

Pasando a la gestión integral de los residuos sólidos, El 2022 será EL ANTES Y EL DESPUÉS.

Asumimos íntegramente enfrentar uno de los problemas ambientales más graves que acontece a los ojos de todos los dominicanos: los vertederos a cielo abierto, que prácticamente están en todo el territorio nacional, con las secuelas a la salud, a la contaminación ambiental tanto en la tierra como en los ríos y en el mar.

Ha pasado un año y dos meses desde que fuera promulgada la Ley No. 225-20 de Gestión Integral y Coprocesamiento de Residuos Sólidos, que coloca al Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales como ente rector del sector y responsable de su implementación.

En ese sentido, hemos trabajado aceleradamente para cumplir con los mandatos de la Ley en los plazos que esta establece. Hoy podemos mostrar importantes hitos:

Durante el período octubre 2020 – mayo 2021, se elaboró el Reglamento de Aplicación de la Ley a través de un proceso abierto de consultas que culminó con su aprobación mediante el decreto 320-21.

Al mismo tiempo, el decreto 159-21 formalizó la constitución del Fideicomiso de Residuos Sólidos, siendo una de sus primeras ejecutorias la realización del Inventario Nacional de los Sitios de Disposición Final Existentes, con apoyo y financiamiento de la Agencia de Cooperación Japonesa (JICA).

Con la constitución de este Fideicomiso, marcamos el antes y el después, iniciando los trabajos ahora mismo en enero. Además, con el funcionamiento de este mecanismo se gestionarán los fondos necesarios para la construcción y readecuación de sitios de disposición final que cumplan estándares óptimos con la finalidad de mitigar los efectos contra el medio ambiente y en consecuencia garantizar la salud de la población.

Las 20 iniciativas de proyecto priorizadas por el Consejo Directivo del Fideicomiso están pautadas a ejecutarse en el período 2022 – 2023. Estimamos intervenir el 40% de la problemática de residuos sólidos a nivel nacional y que a su vez proyectan generar unos 16,000 empleos directos y 4,000 indirectos en áreas técnicas y operativas.

En agosto de 2020, recibimos un vertedero endeudado, en mal estado y la ciudad bajo intensas humaredas. Bajo el control del ministerio, Duquesa no ha vuelto a ser causa de contaminación para los habitantes del Gran Santo Domingo. Poco a poco lo hemos recuperado, conscientes de que supone un enorme desafío. Hemos logrado acondicionar más del 80% del área de vertido. La meta es completar el 100% y mantener las áreas de vertido con un sistema interdiario de cobertura a más tardar en abril 2022.

En el 2022 iniciaremos el Plan Maestro de Gestión Integral de Residuos Sólidos del Gran Santo Domingo, acompañado de la Agencia de Cooperación Japonesa y el BID. Entre sus principales componentes está el cierre técnico gradual de Duquesa y la remediación del pasivo ambiental que por largos años ha venido afectando los acuíferos principales del Gran Santo Domingo.

Quiero hablarles de Educación Ambiental
En todo lo que hacemos la educación ambiental está presente. Aplicar tanto la ley de medio ambiente y recursos naturales 64-00 como la ley 94-20 sobre educación y comunicación ambiental es una de nuestras prioridades cruciales.

Los resultados en 2021, en medio de la pandemia, y con clases virtuales, son impresionantes.

La Dirección de Educación y Divulgación Ambiental, realizó cursos de capacitación en los sectores más diversos de nuestra sociedad, a través diferentes proyectos educativos. En total, capacitamos a 9,000 docentes y 35,071 ciudadanos, para un total de 44,071.

Fortalecimos los conocimientos a 10,957 docentes de forma transversal, del sector público-privado, y llegamos a sensibilizar, concienciar y capacitar a 67,608 ciudadanos, entre ellos niños y niñas.

En este año 2021, logramos un total de 78,656 ciudadanos dotados de conocimientos sobre la sustentabilidad del medio ambiente y los recursos naturales.

Preciso es apuntar, por último, que en 2022, trabajaremos también una de las peores contaminaciones, la sonora. El ruido constituye una peculiar forma de contaminación del aire, cuyos efectos sobre la salud humana son peniciosos. Por tal motivo, en enero, hemos convocado una mesa de trabajo con todas las entidades vinculadas a este tema, para coordinar de manera más eficiente la persecución de este delito ambiental.

En resumidas cuentas, el 2021 ha sido el año del relanzamiento del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Quiero agradecer a los viceministros y colaboradores que han hecho posible este extraordinario trabajo. De igual manera, quiero destacar que por primera vez en muchos años, este Ministerio ha ejercido su acompañamiento sobre las entidades adscritas al mismo: el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INDHRI), Acuario Nacional, Jardín Botánico Nacional, Zoológico Nacional, Museo de Historia Natural, Fondo MARENA, y la Unidad Técnica de Desarrollo Agroforestal (UTEPDA). Por igual, mi reconocimiento por toda su colaboración a las organizaciones no gubernamentales que trabajan arduamente con el Ministerio Medio Ambiente en distintos temas y áreas.

En el año 2022, trabajaremos en distintos temas, pero, sin dudas, vamos a transformar este Ministerio, para hacerlo más cercano a los ciudadanos, a la gente. Trabajaremos para dejar implantado el sistema de gestión anti soborno; automatizaremos todos los servicios con el usuario para que a través de códigos de barra puedan dar seguimiento a todos los permisos que se otorgan en este Ministerio. Ese es el cambio fundamental que haremos realidad a partir de enero.

En la etapa post covid 19, tendremos un país más verde, con desarrollo sostenible, pensando siempre en las futuras generaciones.

Muchas gracias y quedo a sus órdenes para cualquier pregunta.

 

Add Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Twitter
Facebook
YouTube
Instagram