noviembre 26, 2020

MINISTERIO DE MEDIO AMBIENTE Y RECURSOS NATURALES Palabras del Ministro Orlando Jorge Mera – FOCIMIRS II

Print Friendly, PDF & Email

A raíz del vacío institucional que existía en el país con respecto a la regulación del sistema de gestión integral de los residuos sólidos, la República Dominicana actualmente enfrenta desafíos ambientales que ponen en riesgo la salud de la gente y el desarrollo sostenible.

Para todos es sabido el importante crecimiento económico que ha experimentado el país en las últimas décadas, el cual ha derivado en una mayor generación de residuos. En el país, por ejemplo, la generación de residuos para el 2005 ascendía aproximadamente a 16,000 toneladas, y para el 2020 se proyecta una producción de 18,000 toneladas. Es decir, que la tasa de generación de residuos en toneladas por día aumentó en un 11.42 %, debido al drástico aumento de la población.

Los vertederos o sitios donde se disponen a cielo abierto los residuos, sin ningún control ni medidas de seguridad, son el método que se practica con mayor frecuencia a nivel nacional. La situación creada por los impactos negativos de los  más de 350 vertederos que existen en todo el país, en la salud de la población y en el medio ambiente, obligó a que el tema fuera incluido en la Ley de Estrategia Nacional de Desarrollo 2030, fijando como un objetivo estratégico aumentar la tasa de recolección de residuos y asegurar su disposición final adecuada.

En el marco de esos esfuerzos se sitúa la cooperación recibida de la Agencia de Cooperación Internacional Japonesa (JICA), a través de este “Proyecto de fortalecimiento de la capacidad institucional para el manejo integral de residuos sólidos a nivel nacional (FOCIMIRS)”. Proyecto que en su primera etapa apoyó la construcción de un modelo para que los municipios pudieran formar una mancomunidad desde la cual promover la gestión integrada de residuos sólidos a nivel regional. Esto incluye la recolección y transporte, el tratamiento intermedio y el reciclaje, así como la educación ambiental al respecto.

Tras finalizar esa etapa en 2017, el país se vió abocado a la discusión y aprobación de una ley para regular el sector.  El día de hoy damos inicio a la segunda fase de este proyecto FOCIMIRS, menos de tres meses después de que fuera promulgada la Ley General de Gestión Integral de Residuos y Coprocesamiento, No. 225-20, que declara al Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales como ente rector del sistema y le asigna la responsabilidad de “elaborar y actualizar el diagnóstico nacional de residuos solidos” y “realizar los estudios para delimitar los costos de operación del manejo y disposición de los residuos sólidos urbanos”.

La misma Ley define también como rol del Ministerio la “promoción de la investigación científica y el desarrollo tecnológico en materia de residuos solidos”, entre otras responsabilidades, cerrando así la brecha normativa y abriendo nuevos senderos hacia la solución definitiva de un problema que ha sido parte de nuestra historia por décadas.

Aún con los esfuerzos realizados en el pasado, el país no ha podido establecer un sistema integrado de gestión de residuos sólidos que abarque desde la generación de residuos hasta su disposición final. Bajo tales circunstancias, fue que se solicitó a la JICA una nueva cooperación técnica para mejorar el desarrollo de la capacidad con respecto a la planificación, diseño, operación y cierre de los vertederos a cielo abierto.

Así es como llegamos a esta Fase II del Proyecto, que en vista de la urgencia con el tema, se enfocará en brindar cooperación técnica para aumentar las capacidades de las entidades involucradas, como las alcaldías y distritos municipales, para elaborar planes de manejo de los sitios de disposición final o vertederos. Esta vez tendremos un enfoque más práctico, a través de la implementación de dos pilotos, con énfasis en cómo desarrollar nuevos sitios y cómo mejorar la gestión de los existentes.

En vista de que la Ley 225-20 establece una ruta crítica para su implementación, esta Fase II de FOCIMIRS incluirá también asistencia técnica para la elaboración del Reglamento de Aplicación en el plazo establecido de seis meses. Esta asistencia consistirá en dar acompañamiento a una consultoría que está siendo licitada a nivel internacional, de manera que podamos cumplir con este mandamiento de la nueva legislación, el cual también está a cargo del Ministerio.

Es importante resaltar que FOCIMIRS II apoyará desde el punto de vista técnico, formando parte de las discusiones para construir el consenso que dará paso a la aprobación del Reglamento y su emisión por el Poder Ejecutivo mediante decreto.

Es decir, que FOCIMIRS II no solo se centrará en el principal problema que es para nosotros la disposición final de los residuos sólidos, si no que también nos apoyará en el proceso de aplicación de la Ley y ayudará a encontrar las mejores herramientas para que los municipios puedan elaborar sus planes de gestión, y tener la capacidad de actuar de manera sostenible en esta materia. Un requisito indispensable para que puedan tener la posibilidad de acceder a los fondos internacionales de cooperación, tan necesarios para el desarrollo de sus comunidades.

 

Trabajemos juntos en determinar las oportunidades de mejora en esta materia, ataquemos los puntos débiles con soluciones que fortalezcan a los municipios y sus comunidades.

 

Santo Domingo, 26 de noviembre de 2020

Add Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Twitter
Facebook
YouTube
Instagram