Día Mundial del Agua

El Día Mundial del Agua se origina en la Conferencia de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo en Río de Janeiro Brasil, después de la cual, La Asamblea General de las Naciones Unidas celebrada adoptó el 22 de marzo de cada año, como día Mundial del Agua.

En República Dominicana fue declarado como día nacional del agua el 31 de marzo del año 1973, mediante Decreto del Poder Ejecutivo No. 2481/73. Se estableció este día con el propósito de llamar la atención de las autoridades competentes y de la ciudadanía para formar una conciencia nacional sobre la magnitud del problema de manejo inadecuado del agua y diseñar una política nacional para una mejor gestión en la conservación de todos los recursos hídricos.

El reconocimiento por la Asamblea General de la ONU al derecho al agua y al saneamiento para todas las personas en el planeta pone el tema como un deber para que las autoridades de cada país realicen todo el esfuerzo necesario para que la población pueda hacer uso de este derecho. El artículo 127 de la Ley 64-00 sobre Medio Ambiente y Recursos Naturales dice: “Toda persona tiene derecho a utilizar el agua para satisfacer sus necesidades vitales de alimentación e higiene, la de su familia y animales, siempre que con ello no cauce perjuicio a otros usuarios.”

En un mundo que está cubierto en sus dos terceras partes por agua, resulta paradójico que el agua apta para uso humano (dulce, potable y de fácil acceso) es una parte muy pequeña de éste total. Cuya escasez no se debe sólo a las condiciones naturales de determinadas regiones, sino que tiene también al aumento desmesurado de la población, el desperdicio y la contaminación.

La situación en torno a este vital líquido es preocupante y muchos expertos coinciden en considerarlo como el desafío más importante que debe afrontarla humanidad en el siglo XXI.

Las aguas interiores (ríos y lagos) de República Dominicana representan el 1.6% del territorio nacional. Pudiéndose identificar 47 grandes cuencas fluviales, de estas 5 son consideradas de gran importancia por el volumen de agua que transportan, las dimensiones territoriales que abarcan y por el uso que se les da a sus aguas.

Las grandes cuencas fluviales son las de los ríos: Yaque del Norte, Yuna, Yaque del Sur, Ozama y Artibonito. Los lagos y lagunas son: El Lago Enriquillo y las lagunas Redonda, Limón, Rincón o Cabral y Oviedo. (Según Atlas de los Recursos Naturales, 2004 de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales).

Accesibilidad